‘La Inclusión de Niños y Niñas con Trastorno Del Espectro Autista en las Escuelas en la Ciudad de México’ Parte II

1.2 Marco teórico de la Investigación

Las políticas internacionales, en muchos países, han fomentado la inclusión de niños con Necesidades Educativas Especiales (NEE). Sin embargo, llevar a la práctica esta teoría puede ser un desafío y más aún en países en vías de desarrollo, como es el caso de México con un nivel alto de pobreza (Forlin et al., 2010) y con una demanda creciente de servicios educativos. Aunque, el articulo 41 de la Ley General de Educación (Ramos & Fletcher, 1998) estipula que los servicios de NEE deben de proveer educación a cualquier niño que requiere de apoyo para tener un aprendizaje óptimo y deben de proveer los
recursos necesarios a la escuela, en la práctica, esto no esta sucediendo y muchos niños continúan sin recibir educación. El principal objetivo de la educación es lograr una educación de calidad para todos los niños. Sin embargo, en el caso de niños con discapacidad, depende del tipo y grado de discapacidad que el niño presenta.
Los niños y niñas con trastorno del Espectro Autista (TEA), el cual es un ‘trastorno del desarrollo infantil que dura toda la vida, caracterizado por tener una dificultad para interactuar socialmente y comunicarse con los demás, así como presentan una tendencia a comportamientos repetitivos e intereses restringidos’ (Frith & Hill, 2004:1), no son fácilmente incluidos en las escuela regulares debido a diversas barreras del medio ambiente y de las manifestaciones biológicas, cognitivas y de comportamiento que presentan estos niños. En México, la prevalencia del diagnóstico de personas con autismo no es claro, sin embargo se estima que hay 6,000 casos nuevos de niños y niñas con autismo al año en este país1(Marcin, 2010). Sin embargo, se estima que solo 426 niños han sido integrados aproximadamente de 37,000 niños con autismo que viven en México (Marcin, 2007).

Aunque, se sabe que cada niño y niña deben ser tratados de igual manera, el tratar de proporcionar la educación adecuada a todos los niños y niñas, en ocasiones, puede resultar muy complicado cuando los facilitadores principales no están presentes, como en la mayoría de los países subdesarrollados, como es el caso de México. De hecho, Elba Esther Gordillo, la Lider del Sindicato de Trabajadores de la Educación en México mencionó que, aproximadamente 15 millones de niños en México, aún no asisten a la escuela en México (Jiménez, 2009).

Se ha incrementado la preocupación, sobre los diferentes temas que abarcan la inclusión de niños con discapacidad, particularmente la de los niños y niñas con autismo, debido a las características de la triada del autismo, la cual vuelve la inclusión de ellos y ellas aún más complicada que la inclusión de otros niños y niñas con discapacidad.
La educación de niños y niñas con autismo en México es pública y gratuita en los Centros de Atención Múltiple (CAM). Los niños también pueden ser incluidos en la escuela pública con el apoyo de Unidades de Servicio de Atención para Escuelas Regulares (USAER). Adicionalmente, pueden ser incluidos en escuelas privadas o públicas con el apoyo de organizaciones privadas u organizaciones no gubernamentales, ONG’s (Ramos & Fletcher, 1998). Aunque las escuelas primarias son públicas y gratuitas, aún asi es un lujo para aquellas familias que no cuentan con los recursos económicos para pagar uniformes, útiles o transporte para sus niños. Por lo tanto, varios niños y niñas no tienen educación. Sobretodo, existe muy poca investigación acerca de niños con NEE en México (Guajardo, 2010), y menor aún en el caso de la investigación acerca de la inclusión de niños con autismo. De ahí, que el objetivo de esta investigación es la inclusión de niños con Trastorno del Espectro Autista en México, para aprender y para explorar acerca de los factores que podrían facilitar una inclusión exitosa o no, y por ende, la percepción de todos los participantes en este proceso, como son los maestros, maestros de apoyo y otros compañeros en las escuelas mexicanas.
Esta investigación busca contribuir a comprender de que manera los niños con autismo pueden ser incluidos en las escuelas regulares en México.

1.3 Fundamento de la Investigación.

Muchos países del mundo han firmado acuerdos internacionales acerca de los derechos para la inclusión de niños con NEE y discapacidad. Por ejemplo, en el Foro Mundial de Educación en Dakar, Senegal (UNESCO, 2000), se comentó que todos los niños, sin importar su nacionalidad, género o discapacidad, tienen el derecho a obtener la educación básica. Sin embargo, de acuerdo a Anthony Lake (UNESCO, 2011), el director ejecutivo de UNICEF, “demasiados niños son abandonados, despojados de su propio derecho a prosperar y brillar, simplemente porque nacieron siendo niñas, con una discapacidad o viven en uno de los lugares más pobres y desolados del mundo”. Lake (UNICEF, 2011) También agregó que “un tercio de 72 millones de niños de edad primaria no asisten a la escuela debido a una discapacidad”.

Las leyes internacionales y algunos padres han definido el derecho de inclusión de los niños. En muchos países, el Índice para la Inclusión ha dado recomendaciones a las escuelas acerca de los procesos para poder incluir a todos los niños (Booth & Ainscow, 2002); sin embargo, muchos piensa  que el mejor lugar para educar a los niños con discapacidad es una escuela especial. La discusión acerca de estos dos diferentes tipos de servicios, escuela regular y escuela especial, aún continúa. Una gran cantidad de investigación se ha realizado en el mundo acerca de la inclusión de niños con NEE (Armstrong et al., 2010; Forlin & John, 2008; Green & Engelbrecht, 2007). Recientemente, ha habido un incremento de interés en la inclusión de un niño (Symes & Humphrey, 2010; Wainscot et al., 2008). El autismo es un trastorno del desarrollo infantil que ha atraído la atención de investigadores internacionales, parcialmente porque es un trastorno inexplicable y misterioso, los niños no presentan una discapacidad física y no se ve a primera vista que tienen una NEE. Algunos niños con autismo mantienen un buen nivel académico, pero no pueden interactuar con otros niños, porque se comportan de una manera diferente o llegan a presentan problemas emocionales, sociales y de conducta.
Por lo tanto, la inclusión puede llegar a ser más complicada para los niños con autismo, comparada con los otros niños que tienen NEE, debido a que los niños con autismo presentan la triada de discapacidad en la interacción social, en la comunicación y en la imaginación (Wing, 2002). También, existe una hipersensibilidad (mucha) o hiposensibilidad (poca) a los estímulos sensoriales (Kern et al., 2006). Esto provoca que ellos enfrenten más retos comparados con otros niños con discapacidad (Tuman et al., 2008). Los niños con autismo pueden presentar, a veces una dificultad del aprendizaje, y puede ser difícil para ellos enfocar la atención. Ellos pueden mostrar rutinas obsesivas y repetitivas.
Debido a estos factores, a muchos niños se les llega a dificultar la inclusión a este ambiente de la escuela regular, que por su propia naturaleza puede llegar a ser ruidoso y cambiante.
Además, puede ser difícil para ellos el interactuar con sus compañeros, lo cual es aún más complicado si presentan dificultades emocionales y de comportamiento. (Howlin, 2005b).
Los niños que presentan Sindrome de Asperger pueden ser vistos por sus compañeros como raros. Ellos pueden ser discriminados y buleados por otros niños, sobretodo a nivel de escuela secundaria (Symes and Humphrey, 2010; Wainscot et al., 2008).
Algunos estudios han investigado los resultados de la inclusión de los niños con autismo (Harrower & Dunlap, 2001). Los resultados de investigaciones acerca de adultos con autismo (Howlin et al., 2004; Mawhood et al., 2000; Baron-Cohen et al., 2009) han reportado que es importante apoyar a los niños y niñas a ganar las habilidades sociales, para crear relaciones interpersonales y ser incluidos en la sociedad, y para que puedan ser más independientes cuando sean adultos (Lord & McGee, 2001).

Fuente : https://www.unicef.org/mexico/spanish/

‘La Inclusión de Niños y Niñas con Trastorno Del Espectro Autista en las Escuelas en la Ciudad de México’ Parte I

Una Tesis de la Universidad de Manchester, Inglaterra para obtener el título de
Doctor en Filosofía en Educación
en la Facultad de Humanidades

1 RESUMEN DE LA TESIS

1.1 Introducción

En los últimos veinte años, los gobiernos de diferentes lugares del mundo han firmado políticas y han promulgado diferentes legislaciones, correspondientes a los derechos de cada niño y niña, ha obtener educación. El derecho por la educación fue expresada en la Convención de las Naciones Unidas de los Derechos de los Niños (UNCRC). También ha sido promulgado, estipulado y decretado que los niños con Necesidades Educativas Especiales (NEE) deben de recibir educación dentro de una escuela regular, siempre que sea posible en la Convención de las Naciones Unidas de los Derechos de las Personas con Discapacidad (2006).
El gobierno mexicano ha tratado de responder a la iniciativa de la ONU al reportar un incremento de los casos de niños y niñas con NEE, que han sido incluidos en las escuelas regulares en los últimos 10 años. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos de algunos padres y maestras de apoyo, existe una preocupación que va creciendo porque muchos niños y niñas con autismo no son educados en escuelas regulares o son incluidos, pero sin el apoyo necesario en muchos casos de una maestra de apoyo, lo cual tiene un efecto negativo en la calidad de la educación.
Esta situación ha enfatizado la necesidad de mejorar las estrategias para poder superar las barreras para que se logre una real inclusión de estos niños y niñas con discapacidad. Por lo tanto, el principal objetivo de este estudio es explorar hasta que grado estos niños identificados con el trastorno del espectro autista son incluidos en las escuelas regulares en la ciudad de México, con el apoyo de Instituto DOMUS, una organización no lucrativa,
hecha por padres. Se examinaron los facilitadores y las barreras que afectan el éxito de la inclusión de niños y niñas con autismo en una zona urbana, la ciudad de México.
El objetivo de esta investigación es conducir múltiples estudios de casos con niños y niñas con trastorno del espectro autista. La recolección de información proviene de entrevistas con los directores, con los maestros, maestros de apoyo y padres de los niños y niñas con autismo. Se realizaron observaciones de los niños con autismo y otros compañeros en los salones y en los patios de estas escuelas, y grupos de discusión con alumnos a nivel secundaria, estudios sociométricos con todos los niños y se revisaron los records de DOMUS.

Los participantes en este proceso ofrecieron su percepción acerca de los facilitadores y de las barreras que se deben sobrepasar para incluir a un niño con autismo en las escuelas en México.
Los principales facilitadores y barreras para una inclusión satisfactoria podrían resumirse en los siguientes siete temas: los factores familiares, los factores sociales y las habilidades académicas de niños y niñas con Trastorno del Espectro Autista, los valores y las actitudes de la escuela, el rol de la maestra de apoyo de DOMUS, el impacto de la experiencia de los participantes en la inclusión, acerca de como sobrepasan la ansiedad que pueden llegar a sentir, las habilidades de competencia de la maestra y la actitud de los participantes sobre la inclusión de niños y niñas con autismo. Los resultados son discutidos en relación con la revisión de la literatura.
Fue concluido que las políticas gubernamentales mexicanas acerca de la inclusión educativa deben de ser analizadas y llevadas a la práctica. Las maestras involucradas en el proceso de inclusión educativa deben de recibir inicialmente capacitación para que confíen más en su desempeño laboral. Una filosofía y un sistema de valores que sea amigable hacia el autismo, así como las actitudes positivas de los participantes de la inclusión, y el contar con los recursos económicos pueden respaldar que la inclusión sea exitosa. Los participantes requieren superar sus ansiedades, y ellos pueden lograrlo por medio de experimentar la inclusión. Este estudio provee un comienzo para identificar los facilitadores que deben ser fortalecidos y las barreras que deben ser superadas para lograr fortalecer la inclusión de niños y niñas con autismo en México. Al tener experiencia de trabajo y de investigación en el área de inclusión educativa, inclusión laboral y actualmente en inclusión a la vida independiente de niños, niñas y adolescentes con discapacidad, considero que todos los niños deben de tener derecho a la educación, ya que es la única vía para que puedan desarrollar sus habilidades y tener un futuro brillante cuando sean adultos.
Sobretodo para desarrollar un México en donde la justicia, la igualdad y la inclusión sean una realidad.
Esta investigación doctoral no hubiera sido un éxito, sin el apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT), beca No. 206450 y la Secretaría de Educación Pública, los cuales financiaron esta investigación en la Universidad de Manchester.
Estoy especialmente agradecida con mis supervisores, el Prof. Peter Farrell y la Dra. Alison Alborz de la Universidad de Manchester. El Prof. Tony Booth y el Prof. Mel Ainscow, autores internacionalmente reconocidos del Índice para la Inclusión (Index for Inclusión), los cuales evaluaron y aprobaron mi tesis y examen profesional. Estoy muy agradecida con Instituto DOMUS, A.C. y con todos los participantes en esta investigación, los niños y las niñas con autismo, y todo el personal docente.

Fuente : https://www.unicef.org/mexico/spanish/

Corte ordena educación inclusiva para personas con autismo

Los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación sostuvieron que en el Estado Mexicano no se puede concebir la existencia de dos sistemas educativos: uno regular, para todos los alumnos y otro especial, para las personas con discapacidad. Foto: Cuartoscuro

 

En una sentencia sin precedentes, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) señaló que la educación para personas con discapacidad, en particular para quienes padecen de trastorno del espectro autista, debe ser inclusiva.

Por unanimidad, la Segunda Sala respaldó el proyecto de ministro Alberto Pérez Dayán en el que destaca que la exclusión de alumnos con alguna discapacidad del Sistema Educativo General es discriminatorio y por tanto atenta contra los derechos humanos garantizados por la Constitución.

Así los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación sostuvieron que en el Estado Mexicano no se puede concebir la existencia de dos sistemas educativos: uno regular, para todos los alumnos y otro especial, para las personas con discapacidad.

Pérez Dayán explicó que las políticas y los recursos encaminados a formular prácticas genuinamente «inclusivas» deben primar sobre aquellas prácticas que tiendan a la separación, sea temporal o definitiva, de los educandos, atendiendo, entre otras consideraciones, a la discapacidad.

En casos verdaderamente excepcionales que dificulten o imposibiliten la educación de tales personas en el sistema educativo regular, las personas con la condición de espectro autista tendrán el derecho a utilizar la educación especial, a fin de lograr la plena inclusión del educando al sistema regular educativo”, sostiene el documento.

Además, la Suprema Corte de Justicia de la Nación expuso que no es la escuela especial, sino la escuela ordinaria con orientación integradora «la medida más eficaz para combatir las actitudes discriminatorias, crear comunidades de acogida, construir una sociedad integradora y lograr la educación para todos», ya que las niñas y los niños que se educan con sus pares «tienen más probabilidades de convertirse en miembros productivos de la sociedad y de estar incluidos en su comunidad».

Fuente : excelsior.com.mx

El autismo habla: The Good Doctor

El Buen Dr o The Good Dr (como se titula la serie en inglés) interpretado por Freddie Highmore, es un cirujano autista con Síndrome de Savant, quién no sólo es muy joven para ser un cirujano, sino que está “limitado” en el área social. Esto me lleva de vuelta a 1989, cuándo Doogie Howser era el Dr más joven conocido, y en los 80’s era muy raro hablar de diagnósticos, pero estoy segura de que él era un poco autista. Quise mencionar este último show porque El Buen Dr no ha sido el único show en hablar de una mente brillante en el sector médico, sin mencionar a los otros doctores Neurotípicos (normales) que también son brillantes a su manera. PERO El buen Dr sí lleva el tema de Autismo más a fondo que otro show médico, y es brillante cómo el actor nos hace ver a nosotros, los autistas, como Seres Humanos Funcionales en lugar de hacernos ver como Forrest Gump o Rainman, de los cuales estoy segura que ejemplifica a algunos dentro del espectro a cierto grado.

Encontré que el personaje es bastante preciso para representar nuestros momentos de STIMMING (estímulos repetitivos de auto-calma) o cuando nos sentimos abrumados por pequeños detalles que para los Neurotípicos serían simples de solucionar pero para nosotros pueden ser hasta imposibles de ser pensados. El show también habla de ciertos temas que son hablados entre nosotros como encarar ciertos comentarios de gente fuera del espectro autista diciéndonos que si somos autistas y conocemos a otro autista seríamos amigos inmediatamente lo cual no es el caso, y el acercamiento que tuvo el escritor de la serie para explicar en un ejemplo muy fácil de entender, esto, que es ridículo de pensar. Este tipo de PEQUEÑOS detalles nos representan MUCHO. Creo que así como dijo el actor cuando lo entrevistaron acerca del show, sería imposible representarnos a cada uno de nosotros, pero trató de crear a este personaje que tiene muchas características que compartimos entre nosotros. Estoy segura de que todos nos sentimos relacionados por lo menos con un episodio o a algún comportamiento, como yo personalmente sentí, en la manera en que Shawn Murphy (así se llama el personaje) lidia con los problemas, es la misma manera en la que yo manejo los problemas. Ya sea evadiendo o hiperfocalizando (característica autista), o a veces con un tajante SI o NO, sin un POR QUÉ.

Me siento muy identificada cuándo él intenta ser más sociable y está aprendiendo estrategias de los “Normales” que no pueden ser aplicadas a la suya. Es una broma de todos los días entre nosotros, cuándo los Normales nos dicen que hagamos algo así o lo digamos así, y que para nosotros es completamente erróneo debido a los resultados de sus propias relaciones. Le he preguntado mil veces a mi mamá, porqué le pregunta a otros “cómo se ve” a otros, cuando la única persona que viste esa ropa es ella, por lo tanto, nadie puede sentir lo que ella siente con esa ropa mas que ella, yo nunca le pregunto a nadie “cómo me veo” porque a la única persona que le importa cómo me veo soy yo misma, y si no me siento bien con esa ropa, me cambio. ¿Ves qué fácil es nuestra lógica?

Este show me ha hecho reírme mucho con la precisión en cada personaje, no sólo habla de Autismo o algo relacionado, sino que envuelve a cada personaje con el otro. Demuestra las peleas usuales de Ego entre doctores, colegas y pacientes. Los otros personajes que también son cirujanos tienen sus propios problemas en sus propias vidas como el resto del mundo lo haría. Lo que encuentro bastante bueno del show es que cada personaje es tocado de alguna manera por el comportamiento de Murphy, e intentan pertenecer a algo o alguien, mientras que Murphy es imparcial y no intenta ser el mejor de todos. Eso agrega humor picoso a cada episodio, así como conocimiento para cómo acercarse a nosotros ya que también somos humanos. Habla también acerca del contacto físico o lo que el amor o ser amado es para nosotros, en la manera exacta en la que lo sentimos y no cómo nos describe el DSM5, lo cual es una gran contradicción para nosotros porque SÍ nos gusta abrazar y ser abrazados, pero es cuando NOSOTROS lo queramos, no cuando otros quieren demostrar su cariño hacia nosotros.

El autismo es egocéntrico y contradictorio. Podremos nunca saber lo que queremos emocionalmente, pero en otras áreas sabemos absolutamente cómo lo queremos y cómo no, o cuándo y dónde. Terminar con los estigmas como éste nos ayudan más a acoplarnos a la sociedad y la sociedad a nosotros, más que tener personajes que hablen de nuestras características “negativas”, o cómo nuestros comportamientos y nuestras emociones no concuerdan a la de una persona “NORMAL”. Aun cuando muchos de nosotros, autistas, nos basamos en cuánto sentimos ciertos estímulos, no significa que somos emocionales como los Neurotípicos, pero eso no nos hace insensibles a ciertas cosas o completamente faltos de sentimiento. Somos más racionales debido a que así es nuestro sistema, racionalizamos las emociones, pero eso no hace que no sintamos miedo inmediato o ganas de llorar en medio de la clase o intentar correr hacia los autos en una avenida con tráfico.

Tenemos IMPULSOS, pero no son impulsos que puedan ser controlados como los Neurotípicos, los nuestros son reflejos como el vómito, algo que tu cerebro dice que tiene que hacer sin pensar más a fondo; esto también lo muestran en la serie, cómo Murphy tiene impulsos, y cómo los evita, o los controla o simplemente le dan en medio de la nada. La falta de filtro y la manera en la que la empatía es sentida en nosotros versus a cómo es sentida por los pacientes de cualquier edad y los doctores, como aun estando en el Sector Médico no es una razón fuerte para que ellos puedan entender los comportamientos de Murphy y se rehúsen a engancharse en algún punto.

A grosso modo, la serie es un buen coctel de realidad, además de las obvias gotas de drama que hacen que el show sea atractivo, y que no necesariamente son verdaderas. Recomendaría la serie por diversas razones, no sólo porque hay un personaje Autista, pero porque hay mucha variedad en los personajes muy cercanos a la realidad.

Etiquetarnos a nosotros, autistas, no nos llevará a ningún lado en la sociedad, es cómo si etiquetáramos a la gente por sus diagnósticos y no porque son amables, o graciosos, o como Shawn Murphy; la controversial pregunta que oscila a lo largo de la serie que es: ¿podrá ser él un BUEN DR aún con autismo y Síndrome de Savant? La respuesta creo que sería: ¿nos darías una oportunidad? Lo que nosotros como autistas queremos es lo mismo que quieren los Neurotípicos: Ser aceptados como somos, sin importar nuestra religión, color, raza, CI, y demás, sino porque somos seres humanos.

Por Lina Spellman

fuente : iluminemosdeazul

Fin de semana de Reforestación

Agradecemos a todos los que nos acompañaron y aportaron su trabajo y tiempo para mejorar nuestro planeta, dar a nuestros hijos el ejemplo y enseñarlos a que cuiden la naturaleza es aportar aun mas, recuerden los pequeños detalles hacen la diferencia.

AMAR Presente cuidemos nuestro planeta
G R A C I A S !!!!

Señales de Alerta

Las personas con autismo presentan conductas peculiares, Enlace Autismo determinó 6 signos de alerta en la detección de personas con esta condición, los cuales se enumeran a continuación:

1. Comenzó a decir palabras, sin embargo, entre el año y medio y dos años de edad, dejó de hacerlo.

2. Si el niño quiere algo que no puede obtener por él mismo, toma la mano del adulto y lo lleva a lo que él, sin hablarle, ni mirarle.

3. Parece no escuchar cuando se le habla.

4. Tiene movimientos repetitivos (mueve las manos, camina de un lado a otro, sube y baja escaleras, se balancea)

5. Es muy sensible a los ruidos (llegándose a tapar los oídos); a las texturas (buscando quitarse los zapatos o la ropa); a la comida (es selectivo y/o repetitivo en los alimentos), y les gustan las sensaciones físicas, estimulantes.

6. Juega de manera repetitiva, mecánica, con pocas variantes. No hay juego, ni juego de roles.

Si detectas una de estas señales, en los primeros tres años de vida de tu hijo, es importante que acudas a un especialista para realizarle el diagnóstico saber con certezas si tiene o no autismo.

Fuente : Iluminemos de Azul

Invitación al público en general

AMAR en conjunto con IMPULSA Nayarit invitan a la poblacion en general a sumarse a la campaña de reforestacion este domingo 23 se Septiembre de 9:00 a 10:30 am por calle bucerias, entre Insurgentes y Abasolo.

Animate trae a tu familia y amigos

Quien es Hans Asperger ?

Hans Asperger (en alemán /aspɛʁɡɐ/), (Viena, 18 de febrero de 1906 – Viena, 21 de octubre de 1980) fue pediatra, investigador, psiquiatra y profesor de medicina austríaco. Es conocido por su tempranos estudios sobre desórdenes mentales, especialmente en niños. Sus trabajos pasaron mayormente desapercibidos en vida, excepto por unos pocos galardones en Viena, y sus estudios sobre desórdenes psicológicos sólo alcanzaron reconocimiento mundial con el renovado interés en sus trabajos que tuvo lugar a principios de los años 1980, y debido a su aportación con investigaciones del denominado trastorno del espectro autista, el síndrome de Asperger fue por lo que se nombró en su honor.

Biografía

Hans Asperger nació en Viena y creció en una granja a las afueras de Viena. Fue el menor de dos hijos. Tuvo dificultades para hacer amigos, y se le consideró un niño solitario.​ Durante su infancia, Asperger parece haber presentado algunas de las características del síndrome con su nombre. Fue alguien dotado para el lenguaje, estando particularmente interesado en el poeta austríaco Franz Grillparzer, cuya obra recitaba frecuentemente a sus compañeros de clase. Le gustaba citar sus propias palabras, y a menudo se refería a sí mismo desde una perspectiva de tercera persona.

Asperger estudió medicina en la Universidad de Viena con Franz Hamburger​ y realizó prácticas en el Hospital Infantil Universitario de Viena. Se graduó como doctor en medicina en 1931 y llegó a ser director del departamento de educación especial en la clínica infantil universitaria de Viena en 1932.​ Se casó en 1935 y tuvo cinco hijos.

Carrera

Durante la Segunda Guerra Mundial fue un oficial médico, sirviendo en la ocupación de Croacia por parte de las potencias del Eje; su hermano menor murió en la batalla de Stalingrado.​ Hacia el final de la guerra, Asperger abrió una escuela para niños con la Hermana Victorine Zak. En un bombardeo, esta falleció, y la escuela fue destruida junto con gran parte de las primeras investigaciones de Asperger.

Asperger publicó una definición de psicopatía autista en 1944 que resultó básicamente idéntica a la publicada con anterioridad por la neuróloga rusa Grunya Sukhareva  en 1926.​ En su informe, síntesis de sus estudios sobre decenas de niños, Asperger identificó en cuatro chicos un patrón de comportamiento que incluía «una falta de empatía, escasa habilidad para entablar amistad, conversaciones con uno mismo, fijación intensa hacia un determinado asunto, y movimientos torpes». Asperger denominó a estos niños con psicopatía autista «pequeños profesores» debido a su habilidad para hablar de sus intereses favoritos con gran detalle. Asperger identificó que muchos de los niños diagnosticados como autistas usaban su talento una vez adultos, y llevaban carreras exitosas. Uno de ellos llegó a ser profesor de astronomía y arregló un error en la obra de Newton que había descubierto como estudiante.​ Otro de sus pacientes fue la escritora y Premio Nobel de Literatura Elfriede Jelinek.​

En 1944, tras la publicación de su artículo emblemático describiendo los síntomas del autismo, encontró un puesto permanente en la Universidad de Viena. Al poco de acabar la guerra, se convirtió en director de la clínica infantil de la ciudad. Fue designado jefe de pediatría en la Universidad, puesto que conservó durante 20 años. más tarde trabajó en Innsbruck. Desde 1964, encabezó Aldeas Infantiles SOS en Hinterbrühl.

Desarrollos importantes

Sus trabajos se publicaban exclusivamente en alemán. La investigadora británica Lorna Wing propuso el nombre en su artículo de 1981, El Síndrome de Asperger: un relato clínico, que desafiaba el modelo previamente aceptado de autismo, presentado por Leo Kanner en 1943.​ No fue hasta 1991 que se realizó una traducción fidedigna de los trabajos de Asperger, llevada a cabo por Uta Frith; antes de esto, el síndrome había sido «virtualmente desconocido».​ Frith afirmó que algunas preguntas fundamentales sobre el diagnóstico no habían sido resueltas, y que los datos científicos para abordarlas no existían. Al contrario que Kanner, quien eclipsó a Asperger, los hallazgos de este último fueron ignorados o despreciados en el mundo de habla inglesa mientras vivió. A principios de los años 1990, la obra del austríaco alcanzó mayor relevancia debido a las investigaciones de Wing y la reciente traducción de Frith, llevando a la inclusión del nombre en el CIE-10 en 1993, y en el DSM-IV en 1994, medio siglo después de las primeras investigaciones de Asperger. El CIE-10 de la Organización Mundial de la Salud describe el síndrome como «un desorden de incierta validez nosológica», y existe un consenso mayoritario para eliminarlo gradualmente del manual de diagnóstico de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría.

En su artículo de 1944, como tradujo Uta Frith en 1991, Asperger escribió:

estamos convencidos, por tanto, que las personas autistas tienen su lugar dentro del organismo de la comunidad social. Cumplen bien con su papel, puede que mejor de lo que cualquier otro pudiera, y estamos hablando de personas que cuando fueron niños tuvieron las mayores dificultades y causaron innumerables preocupaciones a sus cuidadores

El cumpleaños de Asperger, el 18 de febrero, fue declarado como Día Internacional del Síndrome de Asperger.

Fuente : wikipedia.org