‘La Inclusión de Niños y Niñas con Trastorno Del Espectro Autista en las Escuelas en la Ciudad de México’ Parte II

1.2 Marco teórico de la Investigación

Las políticas internacionales, en muchos países, han fomentado la inclusión de niños con Necesidades Educativas Especiales (NEE). Sin embargo, llevar a la práctica esta teoría puede ser un desafío y más aún en países en vías de desarrollo, como es el caso de México con un nivel alto de pobreza (Forlin et al., 2010) y con una demanda creciente de servicios educativos. Aunque, el articulo 41 de la Ley General de Educación (Ramos & Fletcher, 1998) estipula que los servicios de NEE deben de proveer educación a cualquier niño que requiere de apoyo para tener un aprendizaje óptimo y deben de proveer los
recursos necesarios a la escuela, en la práctica, esto no esta sucediendo y muchos niños continúan sin recibir educación. El principal objetivo de la educación es lograr una educación de calidad para todos los niños. Sin embargo, en el caso de niños con discapacidad, depende del tipo y grado de discapacidad que el niño presenta.
Los niños y niñas con trastorno del Espectro Autista (TEA), el cual es un ‘trastorno del desarrollo infantil que dura toda la vida, caracterizado por tener una dificultad para interactuar socialmente y comunicarse con los demás, así como presentan una tendencia a comportamientos repetitivos e intereses restringidos’ (Frith & Hill, 2004:1), no son fácilmente incluidos en las escuela regulares debido a diversas barreras del medio ambiente y de las manifestaciones biológicas, cognitivas y de comportamiento que presentan estos niños. En México, la prevalencia del diagnóstico de personas con autismo no es claro, sin embargo se estima que hay 6,000 casos nuevos de niños y niñas con autismo al año en este país1(Marcin, 2010). Sin embargo, se estima que solo 426 niños han sido integrados aproximadamente de 37,000 niños con autismo que viven en México (Marcin, 2007).

Aunque, se sabe que cada niño y niña deben ser tratados de igual manera, el tratar de proporcionar la educación adecuada a todos los niños y niñas, en ocasiones, puede resultar muy complicado cuando los facilitadores principales no están presentes, como en la mayoría de los países subdesarrollados, como es el caso de México. De hecho, Elba Esther Gordillo, la Lider del Sindicato de Trabajadores de la Educación en México mencionó que, aproximadamente 15 millones de niños en México, aún no asisten a la escuela en México (Jiménez, 2009).

Se ha incrementado la preocupación, sobre los diferentes temas que abarcan la inclusión de niños con discapacidad, particularmente la de los niños y niñas con autismo, debido a las características de la triada del autismo, la cual vuelve la inclusión de ellos y ellas aún más complicada que la inclusión de otros niños y niñas con discapacidad.
La educación de niños y niñas con autismo en México es pública y gratuita en los Centros de Atención Múltiple (CAM). Los niños también pueden ser incluidos en la escuela pública con el apoyo de Unidades de Servicio de Atención para Escuelas Regulares (USAER). Adicionalmente, pueden ser incluidos en escuelas privadas o públicas con el apoyo de organizaciones privadas u organizaciones no gubernamentales, ONG’s (Ramos & Fletcher, 1998). Aunque las escuelas primarias son públicas y gratuitas, aún asi es un lujo para aquellas familias que no cuentan con los recursos económicos para pagar uniformes, útiles o transporte para sus niños. Por lo tanto, varios niños y niñas no tienen educación. Sobretodo, existe muy poca investigación acerca de niños con NEE en México (Guajardo, 2010), y menor aún en el caso de la investigación acerca de la inclusión de niños con autismo. De ahí, que el objetivo de esta investigación es la inclusión de niños con Trastorno del Espectro Autista en México, para aprender y para explorar acerca de los factores que podrían facilitar una inclusión exitosa o no, y por ende, la percepción de todos los participantes en este proceso, como son los maestros, maestros de apoyo y otros compañeros en las escuelas mexicanas.
Esta investigación busca contribuir a comprender de que manera los niños con autismo pueden ser incluidos en las escuelas regulares en México.

1.3 Fundamento de la Investigación.

Muchos países del mundo han firmado acuerdos internacionales acerca de los derechos para la inclusión de niños con NEE y discapacidad. Por ejemplo, en el Foro Mundial de Educación en Dakar, Senegal (UNESCO, 2000), se comentó que todos los niños, sin importar su nacionalidad, género o discapacidad, tienen el derecho a obtener la educación básica. Sin embargo, de acuerdo a Anthony Lake (UNESCO, 2011), el director ejecutivo de UNICEF, “demasiados niños son abandonados, despojados de su propio derecho a prosperar y brillar, simplemente porque nacieron siendo niñas, con una discapacidad o viven en uno de los lugares más pobres y desolados del mundo”. Lake (UNICEF, 2011) También agregó que “un tercio de 72 millones de niños de edad primaria no asisten a la escuela debido a una discapacidad”.

Las leyes internacionales y algunos padres han definido el derecho de inclusión de los niños. En muchos países, el Índice para la Inclusión ha dado recomendaciones a las escuelas acerca de los procesos para poder incluir a todos los niños (Booth & Ainscow, 2002); sin embargo, muchos piensa  que el mejor lugar para educar a los niños con discapacidad es una escuela especial. La discusión acerca de estos dos diferentes tipos de servicios, escuela regular y escuela especial, aún continúa. Una gran cantidad de investigación se ha realizado en el mundo acerca de la inclusión de niños con NEE (Armstrong et al., 2010; Forlin & John, 2008; Green & Engelbrecht, 2007). Recientemente, ha habido un incremento de interés en la inclusión de un niño (Symes & Humphrey, 2010; Wainscot et al., 2008). El autismo es un trastorno del desarrollo infantil que ha atraído la atención de investigadores internacionales, parcialmente porque es un trastorno inexplicable y misterioso, los niños no presentan una discapacidad física y no se ve a primera vista que tienen una NEE. Algunos niños con autismo mantienen un buen nivel académico, pero no pueden interactuar con otros niños, porque se comportan de una manera diferente o llegan a presentan problemas emocionales, sociales y de conducta.
Por lo tanto, la inclusión puede llegar a ser más complicada para los niños con autismo, comparada con los otros niños que tienen NEE, debido a que los niños con autismo presentan la triada de discapacidad en la interacción social, en la comunicación y en la imaginación (Wing, 2002). También, existe una hipersensibilidad (mucha) o hiposensibilidad (poca) a los estímulos sensoriales (Kern et al., 2006). Esto provoca que ellos enfrenten más retos comparados con otros niños con discapacidad (Tuman et al., 2008). Los niños con autismo pueden presentar, a veces una dificultad del aprendizaje, y puede ser difícil para ellos enfocar la atención. Ellos pueden mostrar rutinas obsesivas y repetitivas.
Debido a estos factores, a muchos niños se les llega a dificultar la inclusión a este ambiente de la escuela regular, que por su propia naturaleza puede llegar a ser ruidoso y cambiante.
Además, puede ser difícil para ellos el interactuar con sus compañeros, lo cual es aún más complicado si presentan dificultades emocionales y de comportamiento. (Howlin, 2005b).
Los niños que presentan Sindrome de Asperger pueden ser vistos por sus compañeros como raros. Ellos pueden ser discriminados y buleados por otros niños, sobretodo a nivel de escuela secundaria (Symes and Humphrey, 2010; Wainscot et al., 2008).
Algunos estudios han investigado los resultados de la inclusión de los niños con autismo (Harrower & Dunlap, 2001). Los resultados de investigaciones acerca de adultos con autismo (Howlin et al., 2004; Mawhood et al., 2000; Baron-Cohen et al., 2009) han reportado que es importante apoyar a los niños y niñas a ganar las habilidades sociales, para crear relaciones interpersonales y ser incluidos en la sociedad, y para que puedan ser más independientes cuando sean adultos (Lord & McGee, 2001).

Fuente : https://www.unicef.org/mexico/spanish/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *